PROBAR
Periódico Guanacaste a la Altura | Noticias Costa Rica •Abangares • Bagaces • Cañas • Carrillo • Hojancha • La Cruz • Liberia • Nandayure • Nicoya • Santa Cruz

La Comisión de Asuntos Agropecuarios dictaminó, de manera unánime, el proyecto que autoriza a la Corporación Arrocera Nacional a destinar recursos para el apoyo directo de los productores afectados por la Tormenta Nate (Expediente N° 20.646).

La iniciativa permite a dicha entidad, por una única vez, realizar una donación de su patrimonio.

En octubre de 2017, Nate afectó al país.  Este fenómeno climático ha sido cuantificado como el fenómeno de mayor destrucción en infraestructura y daños que se haya presentado en Costa Rica. Afectó considerablemente cultivos de arroz de la Región Chorotega, así como de la Región Pacífico Central.

Para diciembre de 2017 se han cuantificado aproximadamente 5.600 hectáreas de cultivo de arroz afectadas por este huracán, con pérdidas equivalentes a más de 4 mil millones de colones, aproximadamente.

“La Procuraduría General de la República ha señalado, en diversos dictámenes, que este tipo de asignación de fondos públicos, a título gratuito, requieren de una ley que los respalde. Por eso esta iniciativa ha contado con el apoyo de todas las agrupaciones políticas, tomando en cuenta las grandes necesidades de los productores arroceros de nuestro país”, detalló  el diputado Javier Cambronero. 

La Corporación, a través de su Asamblea General, determinará la suma que destinará de manera directa para la atención de los efectos sufridos y establecerá la forma de asignación y traslado de los recursos a los productores, con base en el informe oficial del estudio de pérdidas totales realizado por Conarroz al 30 de noviembre de 2017.

 

Publicado en El País
  • Se trata de bultos y útiles escolares distribuidos en 37 centros educativos.
  • Entre otros, se benefició a alumnos de zonas como Upala, Cañas, San Carlos, así como Guápiles y Limón.

En su compromiso social permanente y en particular con la educación y el futuro del país, el Banco Popular y de Desarrollo Comunal finalizó en las ciudades de Cañas, en Guanacaste, y Guápiles, en Limón, el proceso de entrega de miles de paquetes para estudiantes de II y III ciclo de educación diversificada, cuyos centros de estudios se localizan en zonas que resultaron afectadas por la tormenta tropical Nate.

La campaña organizada por el Banco Popular beneficia a 3.000 alumnos de un total de 37 centros educativos ubicados en lugares como Upala, Los Chiles y Guatuso en la Zona Norte, además de San Carlos; Santa Cruz, Cañas, Bagaces y Liberia, en Guanacaste; Sarapiquí, Talamanca y alrededores de Limón Centro.

En todas las escuelas los estudiantes recibieron paquetes que incluyen materiales como bultos, cuadernos, tijeras y otros implementos escolares. El aporte del Ministerio de Educación Pública resultó fundamental en la identificación de los alumnos y centros de estudios más afectados por los graves daños ocasionados por la tormenta tropical Nate que golpeó a Costa Rica en octubre del 2017.

Un Banco diferente, un banco que tiene la solidaridad como uno de sus ejes, debe estar permanentemente a la par de quienes más lo necesitan, abriendo puertas y oportunidades. Estar junto a nuestros niños y jóvenes, apoyándolos para seguir adelante con sus estudios, es una responsabilidad que nos llena de orgullo en el Banco Popular. De eso trata nuestra tarea diaria: construir bienestar en todos los rincones del país y más para familias que sufrieron tanto con los efectos de la tormenta”, destacó Fernando Rojas, director de Investigación y Desarrollo de Mercados del Banco Popular.

Fotografía:

La señora Anita Sing, gerente del Banco Popular Total de Cañas hace entrega de paquetes escolares a alumnos de la escuela Mons. Luis Leipold.

 

Publicado en Cañas
  • La expedición comenzó este 2 de abril en la Isla de Baltra (Ecuador) e incluye sitios como la Isla Darwin en el Parque Nacional y la Reserva Marina Galápagos y finalizará 10 días después cerca de la Isla del Coco, Costa Rica.

Desde el pasado 2 de abril y hasta el día 13 se realiza una expedición científica sin precedentes desde las Islas Galápagos hasta Isla del Coco, para identificar las especies marinas migratorias que usan dicha ruta y cuantificar su distribución, abundancia y la diversidad de sus depredadores.

De acuerdo con Zdenka Piskulich, de la Fundación PACÍFICO, el objetivo general de la expedición es llevar a cabo estudios de investigación con el fin de resaltar la importancia de implementar esfuerzos transfronterizos de conservación en este corredor marino prioritario para especies altamente migratorias.

“Queremos cuantificar la distribución, abundancia y diversidad de las especies existentes en el corredor marino transfronterizo utilizando estaciones pelágicas remotas submarinas de video con carnada (BRUVS por sus siglas en inglés), monitorear a los mamíferos marinos y aves marinas mediante la observación e investigar el efecto de los factores ambientales como la temperatura, profundidad y la presencia de montes submarinos sobre la distribución y abundancia de estas especies a lo largo de este corredor marino”, explicó Piskulich.

Las estaciones pelágicas remotas submarinas de video con carnada son una herramienta efectiva para monitorear tiburones y otros depredadores grandes a lo largo de Galápagos-Cocos.

La evaluación del estado del tiburón y otras poblaciones pelágicas es particularmente importante dado el rápido ritmo al que algunas especies están disminuyendo. Los tiburones grandes son capaces de estructurar las cadenas alimentarias marinas regulando las poblaciones de presas y/o modificando su comportamiento. Por ello, la eliminación de los tiburones de los océanos podría tener importantes consecuencias ecológicas, como la pérdida de biodiversidad, la función y la salud del ecosistema.

Investigación conjunta

PACÍFICO, la Dirección del Parque Nacional Galápagos y el Parque Nacional Isla del Coco, con el financiamiento de la Fundación Waitt, el Shark Conservation Fund y el Helmsley Charitable Trust, llevarán a cabo esta expedición, con la participación de MigraMar y del CIMAR de la Universidad de Costa Rica.

“Por primera vez se hará una expedición científica con fines de conservación recorriendo este corredor marino transfronterizo que conecta, en el Océano Pacífico de Ecuador y Costa Rica, al Parque Nacional y Reserva Marina de Galápagos y el Parque Nacional Isla del Coco, sitios declarados por la UNESCO como Patrimonio Natural de la Humanidad”, señaló Mario Coto Hidalgo, Director Ejecutivo del Sistema Nacional de Áreas de Conservación de Costa Rica.

Jorge Carrión, director del Parque Nacional Galápagos, señaló que “Este corredor marino transfronterizo de aproximadamente 120.000 km2, es clave para la conservación de especies emblemáticas altamente migratorias como tiburones, ballenas, rayas y tortugas marinas. Buscamos fortalecer la investigación y las acciones de control y vigilancia de las áreas protegidas de los dos países”.

Detalles de la expedición

El viaje comenzó en la Isla de Baltra en las Islas Galápagos en Ecuador y se dedicarán un total de 11 días a navegar e investigar a lo largo del corredor marino Galápagos-Cocos, concluyendo en la costa del Pacífico de Costa Rica, para un total de 2.059 km de recorrido.

La ruta de la Expedición seguirá la cordillera volcánica del Coco, que es la cordillera submarina que une las Áreas Marinas Protegidas (AMP) de Galápagos y Cocos. “Tendremos 9 sitios de muestreo en lugares icónicos como el norte de la Isla Darwin en la Reserva Marina Galápagos, diversos montes submarinos como Paramount, Medina, West Cocos y Las Gemelas, y la Isla del Coco”, agregó Carrión.

 

Publicado en El País

Todos los derechos reservados © Periódico Guanacaste a la Altura