Viernes, 09 Marzo 2018 09:10

Ezequiel supera etapa crítica y amaneció hoy fuera de la UCI Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)
Fotografía: teletica.com Fotografía: teletica.com

Tras superar su fase crítica, Ezequiel fue trasladado a otro salón en el que no requiere ya de cuidados intensivos: respira por sí mismo, se alimenta solito y tiene una buena función hemodinámica.  Esa fue la decisión más reciente que adoptó el equipo de médicos y cirujanos que vigila su evolución.

El pequeño, de dos años de edad, permanece en un cuarto de aislamiento en el que será valorado constantemente y se le pondrá mucha atención a su proceso de rehabilitación y nutricional; también se le monitoreará cualquier proceso infeccioso.

La determinación se tomó en virtud de que ahora el pequeño requiere reposo y el ambiente de cuidados intensivos puede tornarse contraproducente por la dinámica que existe en esa unidad: luces, ruido y mucha actividad por la condición crítica en la que está la población usuaria de esa Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Mientras tanto, su hermano Samuel continuará en la UCI, pues todavía requiere soporte respiratorio, aunque según relató la doctora Olga Arguedas, directora del Hospital Nacional de Niños, ha experimentado una mejoría importante.   Samuel será llevado hoy a sala de operaciones para efectuarle las curaciones que están a cargo del grupo de cirugía reconstructiva y plástica, dirigido por la doctora Cinthya Mora.

La doctora Olga Arguedas explicó que el cuarto donde está Ezequiel está provisto de dos camas para que en el momento en el equipo de especialistas lo decida, su hermano Samuel lo pueda acompañar.

Una de las ventajas que tiene esta sala de aislamiento donde está Ezequiel es que sus progenitores pueden permanecer con él 24/7, lo cual es fundamental en el proceso de recuperación.  En la UCI solo podían permanecer algunos minutos.

Histórica cirugía

Ezequiel y Samuel nacieron, en diciembre del 2015, en el Hospital Calderón Guardia, unidos por sus cabecitas y tras dos años de estudio, de análisis y consultas internacionales, el grupo médico quirúrgico del Hospital Nacional de Niños tomó la decisión de separarlos y el 24 de febrero pasado lograron la separación.

La cirugía fue realizada por varios equipos del Hospital Nacional de Niños compuestos por neurocirujanos, cirujanos reconstructivos, anestesiólogos, enfermeras y todos los servicios de apoyo tales como: laboratorio, banco de sangre, farmacia, entre otros.

La cirugía comenzó el viernes 23 de febrero a las 7:30 de la mañana y concluyó el sábado 24 de febrero a eso de las 2 de la mañana.  La intervención quirúrgica fue calificada por los cirujanos como una de las más complejas, largas y difíciles en las que han participado.  Para la doctora Olga Arguedas esta intervención quirúrgica marca un hito en la historia de la seguridad social costarricense.

La funcionaria destacó que esta cirugía no se hubiera podido efectuar sin el respaldo de una institución como la Costarricense de Seguro Social (CCSS), que ofreció todo el apoyo para mejorar la calidad de vida de estos menores.  Igual criterio expresaron los doctores Jaime Cortés Ojeda, Juan Luis Segura Valverde y Cinthya Mora Mesén, jefes del departamento de Cirugía, Neurocirugía y Cirugía Plástica y Reconstructiva, respectivamente, de ese centro hospitalario.

Aunque los médicos sabían que la cirugía era extremadamente difícil, se atrevieron a efectuarla para mejorar la calidad de vida de esas dos criaturas.  “Estos niños tienen también derecho a tener un mañana”, sentenció en aquella oportunidad el doctor Cortés Ojeda.

Por su parte, el doctor Segura Valverde dijo que hubiera sido una injusticia no ofrecerles esta opción a pesar de los riesgos y de la dificultad técnica que tenía la separación, pues incluso en unas de las consultas efectuadas a un experto estadounidense en este tipo de intervenciones quirúrgicas destacó la complejidad de esa cirugía.

Durante las 20 horas de labor quirúrgica, los especialistas tuvieron que afrontar muchos momentos difíciles, pero uno de los más duros fue cuando uno de los menores perdió sus signos vitales, pero la rápida intervención de los médicos permitió que el niño superara la crisis.

Otras de las dificultades que se tuvieron que vencer fueron los constantes sangrados que sufrieron y las grandes cantidades de ese líquido vital que se requirieron. Precisamente, el Banco de Sangre del hospital, se organizó previamente y el jueves anterior hizo una campaña interna en la que participaron 29 donantes, todos funcionarios y funcionarias del hospital pediátrico.

El doctor Segura Valverde explicó que parte de la complejidad de la cirugía estribó en que tuvieron que efectuar una reconstrucción vascular cerebral y eso ameritó el uso de equipo de última generación que tiene disponible el Hospital Nacional de Niños.

La separación se efectuó pasada la medianoche y a partir de ese momento, cada equipo de cirugía plástica y reconstructiva tomó a un niño y se continuó la cirugía en los dos quirófanos que se habían asignado previamente.  Luego una vez concluida esta fase, los dos niños fueron traslados a la Unidad de Cuidados Intensivos.  Hoy ya Ezequiel superó esa etapa crítica y Samuel permanece allí bajo la vigilancia estricta de los intensivistas.

Escrito por: MSR / María Isabel Solís Ramírez

Área de Prensa CCSS

Visto 255 veces

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Todos los derechos reservados © NG Technology