PROBAR
Periódico Guanacaste a la Altura | Nuestro Editorial • Abangares • Bagaces • Cañas • Carrillo • Hojancha • La Cruz • Liberia • Nandayure • Nicoya • Santa Cruz
  • Monumento se convierte en el número catorce de Costa Rica
  • Será incluido en los planes de estudio del Ministerio de Educación Pública.
  • Para celebrar la designación como símbolo patrio se organizará una travesía en el Monumento, para que toda la población pueda visitarlo. Las fechas serán el 12 y 13 de mayo de 2018.

El Presidente de la República Luis Guillermo Solís Rivera firmó la Ley que declara al Teatro Nacional de Costa Rica como Símbolo Nacional del Patrimonio Histórico Arquitectónico y Libertad Cultural. La Ley fue aprobada el pasado 5 de febrero en segundo debate por 40 diputados.

“El pueblo de Costa Rica le rinde tributo a su Teatro Nacional y lo convierte en símbolo nacional. De esta manera sella una hermosa relación que vincula nuestra emblemática joya arquitectónica con facetas esenciales en la construcción de nuestra Patria. Desde su construcción e inauguración, en octubre de 1897, el Teatro Nacional se ha convertido en orgullo de una ciudadanía que reconoce, fomenta e impulsa el arte, la cultura y la educación como valores fundamentales. El hermoso Teatro Nacional y su rica historia son motivo de orgullo y nos enaltece como Nación”, indico el Mandatario Solís Rivera.

Con la firma de esta Ley, el Ministerio de Educación Pública deberá incluir al Teatro Nacional en los temarios de estudio correspondientes tanto de primaria como secundaria.

“A partir de hoy el Teatro Nacional será el símbolo número catorce de Costa Rica y se encontrará en la misma lista de símbolos como el escudo, el himno nacional, la guaria morada y la carreta. Esta designación permitirá que la institución pueda ser estudiada desde el primer ciclo educativo y vendrá a fortalecer el programa “Érase una vez…”, aseguró Fred Herrera Bermúdez, Director del Teatro Nacional.

El Teatro Nacional fue reconocido como monumento nacional mediante La Gaceta No. 292, Decreto No. 3632 del 24 de diciembre de 1965, amparado por la Ley 7555 Ley de Patrimonio Histórico Arquitectónico (año 1995). Asimismo, mediante Decreto No. 7834 del 24 de setiembre de 1998, se declaró al TNCR como Institución Benemérita de las Artes Patrias.

Este monumento nacional sobresale por sus atributos y sus valores patrimoniales de autenticidad e integridad, es un ejemplo eminentemente representativo e irremplazable de la arquitectura academicista al servicio de las artes escénicas y eventos sociales; que, por antigüedad, vigencia, y, desde el punto de vista histórico y estético destaca entre los teatros nacionales de la región centroamericana.

A través de los años el Teatro Nacional ha logrado posicionarse en la memoria y ha adquirido el afecto de la sociedad costarricense, como parte del  patrimonio cultural destinado a las artes escénicas y actividades especiales como bailes de fin de año, graduaciones académicas, exposiciones de arte y literatura, cumbres presidenciales, conferencias, espacio de encuentro de líderes mundiales, presentación de los grandes artistas de las centurias XIX, XX y XXI, tanto nacionales como internacionales, festivales y otros. Además, siendo el turismo una actividad económica de suma importancia para Costa Rica, el Teatro es uno de los más relevantes atractivos culturales, muestra de prestigio y progreso, punto de referencia local y de visitación tanto para nacionales como internacionales.

Precisamente para celebrar la designación del Teatro Nacional como símbolo patrio, se organizará una travesía en el Monumento, para que toda la población pueda visitarlo. Las fechas serán el 12 y 13 de mayo de 2018.

 

Publicado en El País

Sobre el espejo de agua que da vida al humedal del Refugio Nacional de Vida Silvestre Mixto Caño Negro se extiende un sendero suspendido sobre pilotes, su objetivo: brindar a los visitantes una plataforma natural única para el avistamiento de aves. Su diseño fue planteado por ornitólogos que entendían con claridad los intereses del tipo de turista que visita esta área natural.

Este tipo de infraestructura, pensada para fomentar el enlace entre la conservación, el turismo y el desarrollo local, no hubiera sido posible sin el Proyecto Fortalecimiento del Programa de Turismo Sostenible en Áreas Silvestres Protegidas, conocido también como BID Turismo, del cual se beneficiaron otras diez áreas protegidas.

El Proyecto inició en octubre del 2011, cuando se publicó en La Gaceta el Contrato de Préstamo entre el Gobierno de la República y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), para Fortalecer el Turismo en las Áreas Silvestres del país y en sus comunidades aledañas.

Las áreas beneficiarias fueron el Refugio Nacional de Vida Silvestre Mixto Caño Negro y los parques nacionales Volcán Arenal, Cahuita, Corcovado, Volcán Irazú, Manuel Antonio, Volcán Poás, Rincón de la Vieja, Volcán Tenorio y Tortuguero. A estos sitios se destinó aproximadamente un 60% del monto total de 25 millones de dólares en obras de infraestructura como senderos interpretativos, plataformas de observación, baños, cambiadores e infraestructura para la accesibilidad, entre otros rubros destinados a incrementar el atractivo y apreciación de las áreas naturales.

El restante 40% se invirtió en los otros dos componentes del proyecto, uno de gestión sostenible del turismo y otro de fortalecimiento institucional. Dichos recursos se enfocaron en la mejora de capacidades para la gestión administrativa de las áreas silvestres protegidas, así como en el apoyo y asistencia técnica a gobiernos municipalidades donde se ubican las áreas beneficiarias, además de Comités de Desarrollo Comunitario e iniciativas de turismo local y encadenamientos productivos cercanos a los parques.

Gracias al proyecto, la institución cuenta actualmente con planes de turismo sostenible y una nueva metodología que permite gestionar el flujo de visitantes tomando en cuenta indicadores de bienestar de la biodiversidad y los ecosistemas. Esto contribuye a que cada área defina de manera “sensible y variable” cuántos visitantes están en condiciones de recibir sin poner en riesgo el entorno natural.

Para robustecer esta visión y como parte del Programa, se desarrollaron estudios técnicos en conjunto con los empresarios locales para determinar potenciales oportunidades turísticas alrededor de las áreas naturales beneficiarias.

Para las autoridades del SINAC, el aporte de este programa ha sido el dejar una puerta abierta para continuar adelante con el fortalecimiento de encadenamientos productivos apoyados desde la comunidad, un proceso que ya empezó pero que deberá continuarse de manera consistente.

Respecto de las obras de infraestructura levantadas con el financiamiento, el SINAC se ha planteado que parte del presupuesto de la institución vaya al mantenimiento de las construcciones, mientras que otra parte de la responsabilidad recaerá sobre las comunidades y grupos organizados a quienes se les ha cedido la gestión de cierta infraestructura como parte del fortalecimiento comunitario.

Del total del fondo, 19 millones de dólares fueron financiados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), mientras que los fondos restantes (6 millones de dólares) fueron una contrapartida en la que participaron el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC), las Municipalidades de los sitios donde se encuentran las áreas protegidas beneficiarias y el Ministerio de Hacienda.

“Como aliado estratégico en el desarrollo de Costa Rica, el BID celebra haber apoyado un programa que ayudó a fortalecer el turismo sostenible en áreas silvestres protegidas a lo largo del país, mediante inversiones en destinos turísticos para mejorar la infraestructura, la información y la atención a visitantes,  con lo cual contribuimos directamente al desarrollo socioeconómico de las comunidades y a la conservación de los recursos naturales”, destacó Fidel Jaramillo, Representante del Banco Interamericano de Desarrollo en Costa Rica.

 

Publicado en La Provincia

Todos los derechos reservados © NG Technology