Lunes, 05 Marzo 2018 14:02

De blanco y caqui liberianos celebraron tradicional Tope de Toros Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)
  • Manifestación cuenta con declaratoria de Patrimonio Cultural Inmaterial desde 2013

Es un orgullo para los liberianos, primero que todo, y una forma de vida, porque aquí no se está inventando nada, nosotros lo que hacemos es cuidarlo, que no lo cambien, pero esto tiene más de 150 años y es lo mismo, solo con el cambio de que lo que permiten es llevar ganado manso, pero por lo demás, es una vivencia propia de este pueblo”, afirmó Lidia Fennell, quien forma parte desde hace 16 años de la Asociación para la Cultura de Liberia.

Este 3 de marzo, al mediodía, asistieron vestidos de camisa blanca y pantalón caqui, la mayoría de montadores y público a la versión de gala del Tope de Toros de las fiestas cívicas, actividad que cuenta desde 2013 con la declaratoria de Patrimonio Cultural Inmaterial, lo que realza la importancia de su práctica y puesta en valor.

La vestimenta de los jinetes de camisa blanca, pantalón caqui y sombrero guanacasteco con crin de caballo,
así como los adornos de los aperos de este mismo material, son parte importante de la tradición
del Tope de Toros liberiano.

Según contó Fennell, se utiliza esta vestimenta para rememorar al trabajador del campo, al sabanero que solo podía adquirir una sencilla tela blanca para su camisa, mientras que el caqui lo heredan de la tradición de las tropas militares que hubo en Liberia desde mediados del siglo XIX.

“Esto se perdió durante un tiempo en que nos hizo texano-mexicano, pero se retomó y empezamos a recordarles cómo era realmente el Tope de Toros. Todo el que tenga caballo viene, fundamentalmente es caballo de hacienda, de trabajo, porque esta era una fiesta de sabaneros de las haciendas, que venían a que el pueblo disfrutara, entonces, no es tanto el caballo fino de desfiles en otros lugares, aquí no, lo fundamental es que vengan con la albarda y todos los aperos de trabajo”, explicó Fennell.

Los aperos tradicionales

El pellón es un apero que se usa en las fiestas liberianas

La Asociación para la Cultura de Liberia destacó la particularidad de los ornamentos tradicionales que se utilizan en el caballo de paso costarricense, ese que fue y es el compañero de trabajo del sabanero.

“En las fincas, solares y cuadras es lo propio socatear, herrar, mojarrear y raquetear los caballos de trabajo para chalanear en las fiestas. Lo mismo que encebar las albardas de cuero, lavar los peleros, asolear los aperos de crin y el orgulloso pellón de cuero y crin, apero liberiano de fiesta.

Una característica que diferencia esta tradición de otras similares, es el uso del pellón, apero de fiesta que es un cobertor multicolor de cuero en su sentadera y crines de cola de caballo en sus alas a ambos lados, el cual se usa sobre la albarda. Elemento accesorio del pellón es el juego de aperos de cuchilla, que consiste en jáquima, pechera y gurupera de crin, adornadas con rosetas y borlas también de crin.

Detalle de apero tradicional con los que se adorna al caballo

Se atribuye a don Francisco Gutiérrez Santana, “Don Pichico”, el diseño y creación del pellón liberiano. Hace más de 90 años, elaboró estas artísticas piezas tejidas a mano para gamonales y ganaderos en su taller de talabartería en la Calle Real de Liberia, 150 metros al sur del edificio patrimonial de la Casa Gobernación de Guanacaste”, informó Verónica Navarro, presidenta de la Asociación.

Ayer y hoy del Tope de Toros

Los toros se van a topar al Río Liberia que pasan por abajo del Puente Real y luego inicia el Tope de Toros.

Estallaron las bombetas bajo el sol abrasador de medio día en el pleno verano de Liberia, el ganado se reagrupó al extremo sur del Puente Real, al igual que ha sucedido desde sus orígenes, para cruzarlo y dar inicio al tradicional “Tope de Toros” en su versión de gala.

En la ciudad de Liberia las fiestas cívicas tienen un tope muy especial, no solo de caballos, como se entiende en la actualidad; sino, más bien, un tope que incluye ganado. Para iniciar el Tope de Toros, se va a “topar” al extremo sur del Puente Real, patrimonio histórico-arquitectónico que data del 1907, lugar donde antaño iniciaban las haciendas, según relató el liberiano Hugo Zúñiga.

A partir de este sitio los arreaban por la Calle Real con rumbo al redondel, ubicado anteriormente atrás de la Ermita de la Agonía, cuyo edificio también cuenta con la declaratoria de interés histórico-arquitectónico. A su paso por la Calle Real la gente cerraba los portones de los solares para que no se metiera en los patios.

Cuenta Zúñiga que la casa de su familia -también con declaratoria de patrimonio- está en dicha calle y que una vez un toro se separó de la manada, entró por el solar hasta la parte de atrás de la casa donde su abuela estaba sentada en una “poltrona”. El animal resbaló en los mosaicos y fue a salir por la puerta del frente, incorporándose como si nada hubiera pasado al tope. “Liberia es muy “Macondesco”, comentó Zúñiga, haciendo alusión a la obra del Nobel de Literatura García Márquez.

Según relató, en sus orígenes y durante mucho tiempo el tope fue una actividad reservada para hombres; niños y mujeres debían verlo pasar desde atrás de las ventanas. Actualmente la tradición ha variado un poco, pues desde 1991 los bravíos toros fueron sustituidos por un ganado manso y se fijó el medio día como la hora para la realización del tope. Además, toda la comunidad sale a la calle a ver pasar el tope, “los payasos” o mascaradas y los músicos de la cimarrona que complementan el desfile; incluso mujeres y niños montan a caballo y participan del arreo de los animales.

La Comisión de Fiestas Cívicas de Liberia y la Asociación para la Cultura de Liberia propusieron al Centro de Patrimonio del MCJ, declarar esta tradición como Patrimonio Cultural Inmaterial, lo cual se concretó mediante el Decreto N° 37607-C, publicado en La Gaceta N° 79, del 25 de abril del 2013.

El objetivo “es preservar y reforzar la identidad del liberiano y del guanacasteco, poner en valor una tradición viva para que los que participamos del Tope de Toros tengamos conciencia de su importancia, y lograr el apoyo de las autoridades para preservarla así”, concluyó Zúñiga.

¿Qué se consideró para declaratoria como patrimonio cultural inmaterial liberiano y guanacasteco?

El Tope de Toros a su paso frente al templo parroquial.

“I. — Que la ciudad de Liberia tuvo su origen en el contexto histórico-social y económico de las haciendas ganaderas guanacastecas, a mediados del siglo XVIII.

  1. — Que una de las tradiciones asociadas a la ganadería, más arraigadas en el pueblo liberiano, es la denominada el "tope de toros", que tiene lugar cada año con ocasión de las fiestas cívicas que se realizan en el mes de febrero.

III. — Que las fiestas cívicas liberianas, se remontan al primer tercio del siglo XIX y entre sus actividades más importantes destaca el "juego o monta de toros", estrechamente vinculado al tope de toros.

  1. — Que esta tradición consiste en el "tope" que se realiza en el río Liberia, a la altura del Puente Real, al mediodía, de los toros traídos de las haciendas para ser montados en las fiestas, los cuales son entregados por el mandador de hacienda al mandador de toros de la Comisión de Fiestas y así iniciar el "paseo de los toros" por la ciudad hasta el toril, acompañados de la banda musical y mascaradas, con la custodia de los hombres de a caballo.
  2. — Que el tope de toros en Liberia está acompañado de expresiones musicales, festivas y gastronómicas locales, así como artesanales propias de la talabartería, tal es el uso de albardas, pellones y otros aperos en los caballos.
  3. — Que a pesar de haber sufrido algunos cambios, como son el arreo de animales mansos -por razones de seguridad- en lugar de los originalmente bravíos, la participación de mujeres y niños, entre otros, esta tradición forma parte de la cultura viva e identidad de los liberianos”. Fuente: Decreto N° 37607-C.
En la fiesta tradicional no faltaron las cimarronas y mascaradas que acompañan el Tope de Toros brindando alegría.

El Centro de Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura y Juventud, viene trabajando con la comunidad liberiana en proyectos de rescate y difusión del patrimonio inmaterial, como la investigación sobre la memoria histórica y el diagnóstico actual sobre el Tope de Toros. Además, en febrero de 2018 se realizó la entrega de ejemplares del libro Vivencia Liberianas a los centros educativos del cantón, una antología escrita por los mismos liberianos que recopila buena parte de su patrimonio oral inmaterial.

Lizeth López V.

Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Tel.: 2010-7417 / 2010-7401 ext.: 417.

Centro de Patrimonio Cultural, MCJ. www.patrimonio.go.cr 

 

 

Visto 472 veces

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Todos los derechos reservados © NG Technology