Cada día los ciudadanos no salimos de nuestro asombro por las situaciones que enfrentamos derivadas de presuntos casos de corrupción, cierre de bancos u obras de infraestructura que son inauguradas y de inmediato presentan fallas, lo que nos lleva a cuestionarnos ¿Cómo es que empresarios, a título personal, sociedades anónimas de papel, en algunos casos inscritas en el exterior, consiguen prestamos por decenas de millones de dólares con tanta facilidad?

¿En cambio, una empresa tan pequeña como Cañas al Día S.A, editora del Periódico Guanacaste a la Altura, para obtener una pauta publicitaria tenga que participar en contrataciones directas vía Mer-link, demostrar idoneidad, aportar certificaciones de estar al día con la CCSS, con FODESAF, pagar enteros de Gobierno, además de aportar declaraciones juradas para tener derecho a compras del Estado, que en su mayoría son inferiores a medio millón de colones?

Fallar en uno solo de estos documentos es causal para que no se tramite la pauta, o estar atrasado en el pago del seguro social en el momento de hacer el giro de pago, aunque sea por un día, es motivo para que las instituciones no cancelen los servicios brindados, que en el mejor de los casos las facturas se procesan con un plazo de 45 días hábiles; pues en este momento el Periódico tiene pendientes de pago facturas emitidas, por pauta publicitaria del Gobierno, desde el mes de junio.

Banner-nuevo-SSVMN Corrupción, calles inundadas y campaña política

Verdaderamente produce estupor ver nuestro panorama actual, cuando en la Asamblea Legislativa, donde la panacea es nombrar comisiones para investigar, desfilan los involucrados en todo tipo de escándalos y salen tan campantes como si salieran de una sesión de spa. Pasadas varias semanas, las conclusiones y recomendaciones que emitan tales comisiones solo quedan como una constancia en los libros de actas.

Irrita, ver como las juntas directivas de los bancos públicos aprueban préstamos, por montos en millones de dólares que son obscenos, sin cumplir con un verdadero análisis del riesgo para dichas operaciones. En esta danza de millones, un banco icónico de nuestra economía cerró sus puertas y otro, presenta síntomas preocupantes, porque quienes integran su junta directiva carecen de la experticia necesaria para administrarlo.

En medio de todo esto, surgen las versiones sobre cabildeos, reuniones en Casa Presidencial, círculos de amigos, recomendaciones para nombrar a directores en las instituciones y hasta reformas a reglamentos en materia de comercio exterior, para facilitar negocios que en última instancia favorecen a algunos pocos y al final todo el pueblo termina pagando.

Muy grave, es que esto ocurre justamente en un año preelectoral, donde cada quien lanza su caña de pescar en este convulso rio, con tal de ver que puesto alcanza o que nombramiento en junta directiva obtiene.

En cuanto obras de infraestructura los yerros, si se hicieran con mucho calculo no saldrían tan perfectos: carreteras que al día siguiente de inauguradas se convierten en ríos, o un deslave se lleva millones en trabajo y materiales de base, sub base y carpeta asfáltica; haciendo que se pierda la ilusión de utilizar una vía de comunicación que facilite el transporte.

La lista incluye defectos y fallas en la Ruta 27, en uno de los pasos a desnivel de la capital, que no tiene ni dos años de uso y cuya solución le corresponderá implementar al Gobierno porque los contratistas solo se interesan en ganar y ganar dinero.

¿Qué nos espera para la próxima campaña de cara a esta convulsa situación, de la que no se vislumbra que alguien vaya a la cárcel por tal magnitud de delitos, o bien, que parte o todo de lo defraudado regrese al fisco?…tendremos que hacernos la pregunta del Chapulín Colorado:

¡Ohh! ¿Y ahora…quién podrá defendernos?

facebook Corrupción, calles inundadas y campaña políticatwitter Corrupción, calles inundadas y campaña políticagoogle Corrupción, calles inundadas y campaña políticaemail Corrupción, calles inundadas y campaña política